Presentación

Presentación

Queridos (as) padres y madres de familia.
Queridos (as) alumnos (as).

Al empezar este año académico con toda la comunidad rosarina, nos ponemos en las manos de Dios Padre, fuente de amor y unidad, con esa única confianza que Él nos acompaña siempre en nuestro diario caminar, pedimos nos conceda los dones que necesitamos para que nuestras actitudes sean gestoras de ternura, de compasión, en la familia, en el colegio y en la sociedad.

Mi especial reconocimiento, gratitud y bienvenida a los padres de familia, que asumen con responsabilidad la hermosa misión que Dios les ha encomendado, de ser los primeros educadores de sus hijos, especialmente en la fe, que ilumina al ser humano integralmente. A los estudiantes, que sigan aspirando las metas más altas, sabiendo que son ellos los principales protagonistas para lograr sus sueños y proyectos. A los maestros, que cada día dan lo mejor de sí, para que los estudiantes crezcan en el conocimiento de la ciencia y en los valores humanos y cristianos para bien de la sociedad.

Sabemos que el Colegio Parroquial “Nuestra Señora del Rosario” es un colegio católico y como tal, no sólo brinda un alto nivel académico sino, es un lugar rico para la Evangelización, donde toda la comunidad educativa tienen la oportunidad: de conocer más a Nuestro Señor Jesucristo a través de la Palabra de Dios, de los sacramentos y de crecer en la fe y en los valores humanos y cristianos.

En la Cuaresma de este año el Santo Padre Francisco, recuerda al pueblo, que el cristiano está llamado a volver a Dios de todo corazón. Cuaresma tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de la Palabra de Dios, escuchando y meditando con mayor frecuencia, para crecer en el amor a Dios y al prójimo. La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil; sabemos que cada vida humana es un don y merece acogida, respeto y amor. Cuaresma, tiempo de revisar nuestras actitudes, muchas veces en ella descubrimos, que la raíz de nuestros males está en no prestar oído a la Palabra de Dios; esto nos lleva a no amar a Dios y por tanto a despreciar al prójimo. Por eso, San Pablo dice que “la codicia es la raíz de todos los males”, (1Tm6, 10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos e infidelidades, que destruyen a la persona y a la familia.

La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. El Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en nuestros hermanos, iniciando por nuestra familia, para que vivamos como hijos de Dios y un pueblo de hermanos.

Una vez más agradezco al Dios de la vida, porque celebramos los 54 años de la creación de nuestro colegio, y por los 19 años de la presencia de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, trasmitiendo el espíritu educativo que nuestra Fundadora Nazaria Ignacia March nos legó.

Iniciamos este año escolar con mucha ilusión y disponibilidad, poniendo toda nuestra confianza e itinerario en las manos de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora del Rosario.

Por Cristo, la Iglesia y el Perú ¡Rosarinos, Adelante, siempre Adelante!

Hna. Asunción Ramírez Ñato m.c.i.

Colegio Parroquial Nuestra Señora del Rosario

Misioneras Cruzadas De La Iglesia